El ciclismo de montaña

El ciclismo de montaña es considerado un deporte de alto riesgo por realizarse en perímetros naturales con peligros inminentes para los ciclistas. Se realiza en circuitos como bosques, montañas, selvas, desiertos y nieve.

El ciclista al hacer este deporte se encontrará con subidas y bajadas muy prolongadas, y al conocer un terreno procede a la búsqueda de nuevos ambientes naturales que puedan ser considerados nuevos retos . Para eso debe tener excelentes condiciones físicas. Asimismo, dado que los corredores compiten contra el tiempo y obstáculos naturales, la función principal del ciclista es superar cualquier terreno que se le presente con el riesgo que esto implica. Definitivamente el ciclista recorre distancias en terrenos muy difíciles y peligrosos a altas velocidades.

El tipo de bicicleta que se debe usar son aquellas realizadas con materiales los más ligeros posible. Se aconseja buscar una bicicleta de segunda mano y con los accesorios indispensables para garantizar su seguridad, tales como un casco, guantes, pedales clip, zapatillas especiales y guantes.

El deportista que desee iniciarse en esta actividad lo primero que debe hacer es empezar sus prácticas en pistas de ciclismo, aprendiendo a evadir los obstáculos que se le presenten. Luego, paulatinamente ir aumentado la velocidad hasta llegar a hacer maniobras con las cuales logre mantener el equilibro y el manejo de la situación.

Algunas categorías del Ciclismo de Montaña

  • Cross country: Es completar un trayecto de subidas y bajadas extensas; es indispensable que la persona tenga buenas condiciones físicas. El tipo de bicicleta que se usa son la de uso común, con todos sus componentes de seguridad.
  • Drown Hill: Es la bajada de una montaña lo más rápido que se pueda; es muy riesgosa porque suceden muchas caídas durante el descenso, La velocidad alcanza hasta los 60Km/h y el deportista debe evadir todo tipo de rocas, troncos, raíces y todo lo que se encuentre a su paso.