Siniestralidad en ciclistas

En los últimos tiempos más de 3,8 millones de ciudadanos hacen uso de la bicicleta, considerada como uno de los vehículos mas vulnerables tanto en calles como en carreteras, por imprudencia del deportista o del conductor del vehículo que no respeta la distancia de seguridad.

En algunos países no existen ciclovías, por lo que los ciclistas deben circular por la calle o avenida igual que el resto de los vehículos automotores. En cuanto al uso de las bicicletas en las carreteras interurbanas, usan la calzada, o sea la orilla de la carretera, lo que los hacen muy vulnerables a accidentes por arrollamientos.

Deberes del ciclista

Un ciclista puede transitar a un máximo de 45 kilómetros por hora. Por su propia seguridad no debería superar esta velocidad, ya que además podría ser sancionado. Para ello es importante que haga uso del velocímetro, para medir la velocidad.

Por otra parte debe cumplir con las normas de circulación, en lo que se refiere a señales de tránsito, límites de velocidad, prohibición del uso del teléfono celular, prohibición de conducir bajos los efectos del alcohol o drogas, etc.

El ciclista no requiere un permiso de conducción como el vehículo automotor, pero si incumple las normas recibe las respectivas sanciones.

Los ciclistas deben hacer uso de un casco seguro, tener sus luces delanteras y traseras en perfecto estado; es decir correctamente iluminadas si circulan en horas nocturnas y usar ropa reflectante, comprada o elaborada por el mismo ciclista.

Un punto en contra para los ciclistas es que algunas carreteras tienen problemas de mantenimiento y no son adecuadas para la cantidad de ciclistas que por ellas transitan.

Tanto el ciclista, como el pelotón de ciclistas están expuestos de manera permanente a cualquier percance, por eso tienen la prioridad con respecto a ceder el paso por parte de los vehículos de motor, así se evitarían accidentes.